Pañuelos al Cuello

Antes de que ya sólo podamos usar bufandas, es buen momento para sacar nuestros pañuelos del armario y lucirlos rodeando suavemente nuestro cuello.

Es el accesorio más lucido, el que más favorece a la tez, si se sabe escoger, el que te puede cambiar la expresión e incluso el carácter de un look neutro y totalmente soso. ¿Por qué creeis que las chicas más jóvenes no sueltan el foulard, o pashmina, o palestina, o lo que sea? Pues porque saben que con un vaquero y una camiseta y cambiando la tela que se pongan alrededor del cuello van a parecer otras.

Esta es mi colección de pañuelos grandes. Otro día os enseño los pequeños.

Primero los de raso, porque no me da la nómina para comprármelos de seda de Hermés ¡que si no…!

Los conseguí en la Feria de Valença a 3 leuros cada uno (no me digais que no es una ganga) y como dice mi amiga Chus B “levantan a un muerto”

Los siguientes son dos de raso de Dayaday y dos de gasa de El Corte Inglés:

El asunto se complica cuando los quiero organizar. Los tenía plegaditos en un cajón con una cajita organizadora de tela (de Ikea, por supuesto), pero era un absoluto desparrame levantarlos para escoger el del color “x” y volverlos a dejar en su sitio.

Y resulta que va mi amiga V Cris y me trae esto del Ikea de Madrid:

Os preguntareis ¿qué es? Un botellero, un palomar, una pulsera muy complicada… ¡¡¡NOooooo!!! es un colgador de pañuelos!!!

De cada arandela se cualga uno o varios, quedan bastante a la vista, no pesa, y encima está recubierto de hilo a ganchillo y no engancha nadita.

Se puede dejar en la pared a la vista, pero si odias el polvo se mete en el armario porque también es una percha y no ocupa nada.

Un amor de  colgador y de amiga que me quiere mucho y me lo trajo de Madrid.

Diseñadora de vestidos de muñecas en la tierna infancia y adolescencia. Tardía estudiante de Corte y Confección. Vocación frustrada: ser diseñadora de moda, estilista, personal shopper, cool hunter, patronista, modista, lo que sea relacionado con la moda... Un caso perdido de "pasión trapística".

10 comentarios Escribir un comentario

  1. La felicito por lo bonitos que son.
    Me gusta mucho la idea del colgador múltiple.
    A mí me pasa igual, que no sé cómo colgarlos. De momento, en perchas los grandes y en el cajón los pequeñitos. Pero el Ikea´s colgueitor es genial. (Lo pongo en inglés, que es más cool)

  2. Me encantan los pañuelos, fulares, pashminas, y demás familia, soy de las “alcuelloadictas”, y como bien dices, con vaqueros, camiseta básica y un cinturón bonito transforman un conjunto soso en uno más urbano. En esta época con un trench de color neutro son lo mejor.
    En cuanto al colgador de pañuelos, como buena adicta hace años que lo tengo y me encanta, es más, como ya no me caben voy a comprarme otros dos para organizarlo mejor (uno para bufandas y los otros para organizar por colores o tejidos o lo que se me ocurra sobre la marcha)

  3. Ahh!! Pero eso de las Seychelles es el sueño de toda jugadora de la primitiva. Como me toque sólo iba a gastar en biquinis y pareos…

  4. Que buena idea eso de tener varios ikea’s colgueitor, Susana. No sabía que ya los hubiera desde hace años, y mira que voy a Ikea… Bueno, ahora al de Oporto paso, porque cobrar un peaje estratosférico en la autovía que antes era gratis. Iré al de La Coruña.

  5. Marta, estoy totalmente de acuerdo contigo en el uso y abuso de los pañuelos, y todo lo que se pueda atar al cuello. Yo soy pañuelo pashmina adicta. En cuanto llega el primer frio empiezo a usarlos y ya no los dejo. Que razón tiene, en que el modelo más soso del mundo mundial cambia radicalmente con este complemento.
    Y la percha organizadora de pañuelos de ikea me parece fantástico. No sabía que existía y “pa ya” que me voy a compar un par de ellas tienen una pinta genial y me vienen de miedo.
    Esto de enseñarnos el traperío y como guardarlo me parece genial.

  6. Gracias Patu. Me alegro de que las ideas os gusten.
    Aún estoy pensando en como organizar bien los sombreros. Si tienes alguan propuesta, dila.