Dermolisis en el Urban Spa

Otra de las sesiones más productivas en cuanto a “operación bikini” se refiere es la Dermolisis.

No puedo seguir sin deciros que al acabar esta sesión en el Urban Spa Marisma de Santander y después de las dos anteriores de Dermoplastia y Presoterapia mi contorno ¡¡¡bajó tres centímetros!!! Una maravilla.

Dermolisis  en Urban Spa Marisma 05

La Dermolisis consiste en la aplicación de un laser de diodo de baja potencia (fotolipólisis) que estimula el metaboismo fisiológico ablandando y disolviendo la grasa.

Vacía el adipocito de grasa, facilitando en el mismo tratamiento la tonificación del tejido.

Dermolisis  en Urban Spa Marisma 01

Reduce la acumulación de grasas, libera la retención de líquidos, moldea la zona tratada, proporciona un aspecto terso y suave, la piel se vuelve más elástica y disminuye los nódulos celulíticos.

Dermolisis  en Urban Spa Marisma 04

Y además ¡es tan cómoda de recibir! Como veis me aplicaron una especie de baterias con un tejido aislante que, unidas a la máquina y con las gafas de protección, trabajaban ellas solas. No tenía ninguna sensación ni de calor ni de vibración, pudiendo relajarme o estar de cháchara con Marta Clérigo según venía el caso.

Dermolisis  en Urban Spa Marisma 03

Totalmente recomendable para aquellas personas, porque ya no sólo las mujeres nos cuidamos, que quieran perder centímetros de contorno, celulitis o curvitas de la felicidad.

Dermolisis  en Urban Spa Marisma 02

En las instalaciones tan cómodas y relajantes de este spa se está de maravilla nada más entrar.

Dermolisis  en Urban Spa Marisma 00

Aquí estoy con Marta en la entrada del spa. Un encanto de mujer y una gran profesional que me explica todo con mucho detalle para que tenga toda la información que necesite de estos tratamientos tan novedosos, que en toda Cantabria sólo se aplican en este centro de belleza y bienestar.

En Urban Spa con Marta Clérigo

Yo voy a seguir con mi plan de puesta a punto con más sesiones y ya os seguiré contando que tal me va.

 

Diseñadora de vestidos de muñecas en la tierna infancia y adolescencia. Tardía estudiante de Corte y Confección. Vocación frustrada: ser diseñadora de moda, estilista, personal shopper, cool hunter, patronista, modista, lo que sea relacionado con la moda... Un caso perdido de "pasión trapística".

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR